curso de impresión 3d traumatología

El pasado mes de noviembre realizamos una formación para Traumatólogos del Hospital Universitario Virgen del Roció de Sevilla con el objetivo de capacitar técnicamente a estos profesionales sanitarios para el uso de la impresión 3d en Cirugía Ortopédica y Traumatología.

El interés que suscita la impresión 3d en traumatología está más que justificado: permite una planificación de la cirugía gracias al uso de modelos tangibles obtenidos de un TAC, pueden obtenerse guías quirúrgicas personalizadas, los modelos sirven para el entrenamiento del personal menos experimentado, para compartir conocimiento, mejorar la experiencia del enfermo al aumentar la comprensión de su enfermedad con el uso modelos 3d, etc.

prótesis impresa en 3d

Es por ello que se hace necesaria una formación técnica, de calidad, orientada a la aplicación de la impresión 3d en Cirugía Ortopédica y Traumatología que capacite a traumatólogos para utilizarla en su día a día.

impresión 3d medicina

La cronología del curso seguía las fases necesarias para la obtención del modelo 3d. Estas fases, o etapas son:

–          Fase 1: obtención de la imagen TAC. Los radiólogos son los encargados de generar mediante la exploración un archivo digital en formato DICOM.

–          Fase 2: segmentación. Mediante software libre como Invesalius puede generarse un modelo STL discriminando la estructura ósea de otros tejidos.

–          Fase 3: edición del modelo 3d. Usando un el software gratuito Meshmixer se genera un modelo 3d libre de defectos, intersecciones interiores de la malla o partes múltiples para conseguir una impresión 3d sin fallos.

–          Fase 4: programación del laminado. Usando el software gratuito Cura de Ultimaker, programamos el laminado del modelo 3d en una impresora.

prótesis 3d

impresión 3d traumatología

No cabe duda de que esta tecnología facilita la visualización, manipulación y análisis de los datos de una imagen TAC. El formato tridimensional de dicha imagen, permite una mejor apreciación de la geometría mejorando la planificación quirúrgica, entre otras posibilidades. Resulta, además, una tecnología barata, ya que no son necesarias grandes inversiones para unos resultados satisfactorios.

Pero todavía queda mucho espacio por recorrer. Los hospitales necesitan formación de personal con un perfil técnico que lleve a cabo las tareas de impresión 3d en salas equipadas con impresoras.